miércoles, 18 de agosto de 2010

Bailes en Cochabamba



Música: "Zelda", Philippe Plard.



8 comentarios:

Lui Prince dijo...

Que desparpajo madre!!!! A mi me ponen a bailar y acabaría en el suelo

Patricia dijo...

BUENO , YA EN NUESTRO PAÍS... REALMENTE ES PARA SENTIR UN GOZO ESPECIAL...
GRACIAS ISABEL Y RAQUEL .. A JULIO IGUAL , AUNQUE NO LO CONOZCA... VUESTRAS NOTICIAS HERMOSAS, EXCELENTES Y LLENAS DE... CALIDAD Y.....¡AMOR DE DIOS!
GRACIAS !!!
SOR PATRICIA

Raquel dijo...

merci raquel d'avoir fait danser les enfants en Bolivie sur ma musique, merci à eux de prendre plaisir à danser le mixer, merci pour les cadeaux et pour les petits mots :)))

philippe plard

Ligia dijo...

Una pena no haber sabido antes que este blog existía, Isabel, para irlo leyendo poco a poco. Pero bueno, me lo "he devorado" de una atacada. He reído y he derramado alguna lágrima "viendo" y sintiendo vuestra experiencia en Cochabamba. Debió ser un mes inigualable y con tantos recuerdos en tu cabeza y en tu corazón. Gracias por compartir esos momentos tan especiales de tu vida. Abrazos

VerboRhea dijo...

Un blog breve, pero muy grande.
Me quedo con esas sonrisas que iluminan el rostro e irradian felicidad en la lucha del día a día.
Gracias por compartir este blog: vivimos tus experiencias mientras te leímos.

Saludos veraniegos.

Ojo de fuego dijo...

He tenido la suerte de poderte seguir en tu experiencia por esa tierra que te ha llenado tantísimo. Espero que todo eso que has vivido te de la energía para seguir adelante en tu camino.

Muchos besos

raúl dijo...

es normal que necesites más blogs para dar cabida a tantas nuevas experiencias, me alegra que hayas sabido sacarle el jugo, como no podía ser de otra manera, a tantas vivencias.

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenos dias Isabel, gracias por compartir esas experiencias, las entendemos y admiramos.
Cuanta "gente menuda", allende los mares, necesita de aires y culturas nuevas, nos imaginamos que has llenado tu corazon de todas esas sonrisas compartidas. felicidades Isabel.
Besos y abrazos.
Jesus y Encarna